Los viejos y buenos tiempos - Por Richard Stratton

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los viejos y buenos tiempos - Por Richard Stratton

Mensaje  Admin el Miér Dic 29, 2010 11:22 am

Por R. Stratton
Traducción: Diego Palomino

Es un hecho, de que haya alguna duda sobre si todo tiempo pasado fue mejor. Ciertamente, existían ventajas; el planeta no estaba atestado, y por esa razón, había menos preocupación sobre las aguas contaminadas y por extinción de recursos.; sin embargo, en esos tiempos había escasez de tecnologías. La gente sufría del calor sin aire acondicionado y en los inviernos la única fuente de calor era la que provenía de algunos troncos de árbol. Y allí no había antibióticos. La gente moría de infecciones que en estos tiempos son meras molestias.

La falta de antibióticos ciertamente tenía implicaciones para los pit dogs. Parte del origen de lavar a los perros antes de que pelearan, nace de la necesidad de prevenir infecciones, junto con la opinión general de que esto también era para prevenir de algún tipo de envenenamiento proveído por algún inescrupuloso dogmen, mediante un frotado en el pelo del perro. Este tipo de “frotado” se hacía en algunas zonas puntuales del perro, para que el oponente no pudiera realizar su agarre favorito, hasta incluso para inmovilizar al otro perro. De todas formas, el propósito original del lavado era el prevenir lo más posible de infecciones.

Los dogmen también desinfectaban al foso. Unas de las substancias favoritas para este fin era la “creosote”, la cuál se aplicaba pintando las paredes del pit, y el alcohol era generosamente aplicado al alquitranado del piso. (Incluso en los cuarenta, el piso del pit era generalmente de madera suave cubierta de alquitrán) Para tratar las heridas luego de las contiendas o ruedos, se utilizaban simples desinfectantes, y algunos de ellos quizás hacían tal daño a los tejidos que se recomendaba no utilizarlos, incluso si los patógenos eran eliminados (por supuesto, tales desinfectantes ¡también eran utilizados por la gente!) No es ninguna sorpresa de que los perros murieran. Lo que si es sorprendente es varios perros, incluido Galván Pup, fueran por más de dos horas y vivieran. Y esta ocurría sin el beneficio de la aplicación de líquidos por vía intravenosa para combatir el shock hipovolemico.

Así todo, los perreros de aquellos días fueron particularmente devotos a sus responsabilidades, y el juego era el sentido de sus vidas para muchos de ellos, al igual que para muchos perreros de hoy en día. Aunque la gente trabajaba por muchas horas en aquellos días, la “caja boba” no era parte de sus rutinas diarias, ellos pasaban el tiempo con sus perros. De hecho, una de las criticas a esta actividad era la que robaba tiempo a los hombres para pasar con la familia.

Aunque los perreros se dedicaban particularmente a los perros y la raza, las reglas que se utilizaban en las contiendas era más duras comparadas a la de los tiempos modernos. Por ejemplo, un perro que saltara fuera del pit hoy en día automáticamente sería el perdedor. En los días pasados, tal perro era devuelto al pit, aunque usualmente estos perros no hacían su raya. Originalmente no había cuenta para salir de agarre, así que un montón de peleas estaban por un tiempo con los perros “desparramados”, situación en la cuál los perros meramente descansaban, e incluso con frecuencia ni se tocaban uno al otro. No solo algunos perros perdían en base a reglas no muy específicas, sino que también se convertían en largas y aburridas contiendas, y solo un verdaderamente dedicado fanático podía encontrar tal situación fascinante. Cuando por primera vez se instituyo la cuenta de fuera de agarres, lo era por dos minutos y permaneció así por dos décadas. El tiempo de rayar habitualmente era de 20segundos, y algunas veces más largo. Más tarde, por supuesto, la cuenta de fuera de agarres fue de diez segundos, y así también la cuenta de la raya.

Unas de las ventajas de los viejos tiempos era que no había legislación especifica contra la actividad de pelear perros; sin embargo, esto no significaba que algunos no terminaran en la cárcel, así como los servidores de la ley hacían la “vista gorda” y muy poca resistencia. Pero la atmósfera era tal que casi todos los perreros llevaban a sus perros al veterinario antes y después de cada contienda. De hecho, aunque no era común, hasta había veterinarios que asistían a los eventos.

El punto era que estos veterinarios no ponían en riego su licencia por estar allí, a diferencia de lo que sucede hoy en día.

Mientras que existen fanáticos y perreros en si mismo entre los atletas de hoy en día, esta atracción es mantenida en silencio lo más posible. Opuestamente, en aquellos días, los atletas más famosos eran los boxeadores y los luchadores, tales como Frank Goteh y Farmer Burns entre los luchadores (y, lo crean o no, la lucha profesional era un deporte legitimo en aquellos días), eran fanáticos seguidores de los pit dogs. Lo mismo ocurría entre los boxeadores, casos como los de John L. Sullivan y Jack Dempsey; de hecho, el gran John L. llegó a pelear uno o dos perros. El hecho es que las peleas de boxeo en el Madison Square Garden era a menudo seguidas por las peleas de pit dogs, y la mayoría del público se quedaba en su lugar para verlas. Otra vez, esto no quiere decir que los atletas modernos tengan el mismo interés, sino que no se tenían que esforzar para cubrir su interés ante el público. Por ejemplo, he sido inquirido por jugadores profesionales de Football para que les firme sus libros sobre Bulldogs. Algunos de estos han estado en mi casa para ver a mis perros. Uno de ellos me comentó que hacía unos diez años atrás casi estuvo en medio de un escándalo cuando se hizo una redada a una convención de pit dogs en Texas, y un buen numero de jugadores de los Cowboy de Dallas estaban allí. Afortunadamente, el sheriff era un fanático del Football, y el se mantuvo discreto sobre el hecho de que ellos estuvieran allí, y ayudo a que la cosas fueran un poco más fáciles para todos.


Cuando hablamos de los primeros perros, es difícil ser específico sobre el marco temporal. Ciertamente, han estado allí desde hace bastante tiempo, por varios siglos por lo menos. Un convencimiento general es que las peleas se hicieron famosas cuando el Bull baiting se volvió en ilegal. La verdad es que el deporte avanzaba junto al uso de la raza para los bull baiting y la caza. La reina Elizabeth I es generalmente por los historiadores nombrada como uno de los más grandes monarcas. Ella también es a menudo considerada una sanguinaria, porque ella se rehusó a ilegalizar al bull baiting y a otros deportes “sangrientos”, tales como las peleas de gallos y las peleas de perros.

Así que resulta difícil afirmar cuanto tiempo hace que estos eventos se llevan acabo con estos perros, como así también es verdaderamente difícil nombrar que perros eran importantes en aquellos días. T.L. Williams y yo hemos tenido suficientes dificultades para obtener ilustraciones e información sobre los perros de principio de siglo, ni hablar de siglos anteriores. Esto ocurre porque no existían registros o revistas especializadas, sino hasta comienzos de siglo XX. La primera fue la “Police Gazette”, una revista que fue bastante popular desde fines de siglo XIX hasta mediados de este siglo. En 1881, la “Police Gazette” no solo reportó el encuentro entre Lloyd’s Pilot y Krieger’s Crib, sino que el responsable de la sección de deportes ofició de referí. Más tarde, Chauncey Bennett creó al registro del United Kennel Club, y a la revista “Bloodline Journal”. Bennett era un fanático de los pit dogs y presentaba a la raza en la revista. El tambien proveía licencias de referí y coloco las reglas de pit del UKC, las cuales establecían que un perro se convertía en campeón al ganar tres contiendas dentro del circuito de peleas del UKC, con perros registrados en el Club, y con jueces licenciados por el mismo club. A la vuelta del siglo, hizo su aparición la revista “Dog Nancy”, y proveyó un espacio para los fanáticos del pit dog, mientras que también hacia racontos de las peleas (al igual que la Bloodline)

Grandes perros de antaño fueron Pilot, Galvin’s Pup y Cincinnati Paddy. Todos estos perros son los ancestros de los perros de hoy en día, y esto se puede comprobar leyendo sus pedigrees, si es que estos van lo suficientemente lejos. Cincinatti Paddy es le más raro, aparentemente no se realizaron muchos cruces con él, pero Armitage lo enlisto como uno de los tres perro mas grandes que jamás haya visto. Cuando el autor de este libro era un muchacho, todos los viejos perreros aclamaban que Galvin’s Pup era el más grande que habían visto (y, por supuesto, ellos decían que lo habían visto).
Lo más impresionante es que después de que hayan pasado tantos años de la existencia de estos miticos perros, es que sigamos hablando e impresionándonos de sus proezas.

Admin
Admin

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 29/12/2010

Ver perfil de usuario http://pitbull.forouruguay.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.