La Alimentación

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Alimentación

Mensaje  Admin el Jue Dic 30, 2010 1:54 pm

La Alimentación

Principios Generales
En primer lugar, conviene precisar que el perro es un animal carnívoro. Sin embargo, el proceso de domesticación le ha llevado lentamente a ingerir otros alimentos de origen no animal.
Al igual que todos los carnívoros, el perro tiene un estomago de grandes dimensiones y un intestino relativamente corto.
El alimento ingerido permanece en el estomago entre tres u ocho horas, y a continuación pasa al intestino, en donde las sustancias nutritivas son asimiladas y transportadas a través de la sangre a los tejidos que necesitan ser nutridos.
La conformación del aparato digestivo del perro permite la ingestión de cantidades abundantes de comida, seguida de un periodo de digestión largo, a causa del lento proceso de vaciado del estomago.
Por consiguiente, la alimentación más adecuada será la que le proporciones todos los elementos necesarios para el crecimiento y el mantenimiento de la salud. Esto significa que debemos dar a nuestro amigo todos los principios nutritivos indispensables, como son las proteínas, las vitaminas, los hidratos de carbono, las grasas y las sales minerales. Un suministro equilibrado de estas sustancias es fundamental para la salud del perro, y, en particular, en momentos claves de la vida como son el crecimiento, la gestación, la lactancia y la vejez.
A continuación trataremos las premisas básicas de la correcta alimentación de nuestro amigo.

La Energía
El proceso digestivo hace posible que el organismo puede utilizar la energía contenida en los alimentos.
La energía transformada en principios nutritivos llega a las distintas células junto al oxigeno y produce calor, hecho que permite al animal mantener la temperatura corporal constante. La cantidad de energía producida por la combustión del alimento mantiene activas las funciones vitales del perro y proporciona la energía necesaria para reemplazar la que el animal ha gastado con la actividad desarrollada.
El análisis calórico de un alimento, llevado a cabo en una completa batería de instrumentos de laboratorio, permite determinar la cantidad de energía que contiene dicho alimento, que recibe el nombre de energía bruta.
Parte de la energía asimilada es eliminada con los excrementos y la orina; otra parte, en cambio, se utiliza para las funciones vitales, es decir, el metabolismo. Por lo tanto, se puede calcular la energía metabolizable (EM) restando de la energía bruta la energía contenida en los excrementos y en la orina.
La energía que aporta un alimento depende de su contenido en grasas, hidratos de carbono y proteínas, y normalmente se mide en kilocalorías (Kcal.) o en megajulios (Mj.). El exceso de calorías se almacena en el cuerpo en forma de grasa, constituyendo el tejido adiposo. Recordemos, por otra parte, que el perro no puede asimilar energía de la fibra.

Grasas o lípidos
Las grasas proporcionan una cantidad de energía muy elevada. Por lo tanto, es necesaria para los perros que llevan a cabo trabajos muy duros o que viven en lugares de clima particularmente frío.
Las grasas son indispensables para el organismo; al perro les gustan mucho y las digiere fácilmente, su exceso es perjudicial. La grasa que no se consume de manera inmediata es acumulada en el cuerpo del animal en forma de reserva de energía, lista para ser reempleada.
Si el aporte de grasas esta siempre muy por encima de las necesidades del animal, este engorda, es decir, acumula una cantidad de grasas que nunca llega a consumir por completo y que, a la larga, pueden llegar a ser muy molestas.
Los lípidos, al igual que el colesterol, con constituyentes necesarios de todas las células del cuerpo, en particular de las células nerviosas del cerebro.
Las grasas pueden ser de origen animal (manteca o grasa de cerdo, mantequilla, etc.) o de origen vegetal (aceite de oliva, de semillas, etc.); el aporte energético es bastante parecido, aunque la grasa de origen vegetal es preferida por ser más rica en ácidos grasos no saturados. De estos ácidos, el llinoleico y el araquidonico son indispensables para el crecimiento del perro y para la prevención de los eczemas.

Glucidos o Hidratos de Carbono
Se encuentran en grandes cantidades en los vegetales. Los hay de molécula simple, como la fructosa o la lactosa (monosacáridos), que el organismo puede utilizar rápidamente, y de molécula compleja, como el almidón y el glucogeno (polisacáridos).
El almidón, contenido en muchos vegetales, especialmente en los cereales, es fundamental en la dieta del perro. Sin embargo, el almidón en estado natural resulta poco digerible por parte del animal, por lo cuál se le deberá suministrar cocido o en forma de copos.
Los hidratos de carbono solo son indispensables en la dieta del perro en el periodo final de gestación.
En los ejemplares adultos y en los cachorros, el exceso de sacarosa podría ser mal digerido.
Pese a que el aparato digestivo del perro tampoco puede digerir la fibra vegetal, es conveniente que la dieta contenga una pequeña cantidad, porque ayuda a mantener el peso correcto, aumenta la velocidad del transito intestinal y previene el estreñimiento.

Las Proteínas
Son la base de gran parte de las sustancias orgánicas que forman el cuerpo de los animales. Las proteínas son indispensables para la formación de los tejidos, músculos, tendones y cartílagos, de sangre y hormonas.
Por lo tanto, las proteínas son indispensables para la vida, porque constituyen la base de la formación de las células que sustituyen a las que continuamente mueren. Es evidente, pues, que ningún animal puede prescindir de ellas, y de modo especial los cachorros, puesto que en el crecimiento se produce un constante aumento de células.
Las proteínas están compuestas por cuatro elementos químicos (carbono, hidrogeno, oxigeno, y nitrógeno), y están constituidas por aminoácidos que forman cadenas complejas. Los aminoácidos se dividen en esenciales y no esenciales.
Gracias al proceso de digestión, el organismo convierte las proteínas en aminoácidos, que se utilizan para el mantenimiento y crecimiento del pelo, de los tejidos musculares y de otras estructuras orgánicas.
Si la cantidad de proteínas es excesiva, una parte se utiliza como fuente de energía, y la parte sobrante se expulsa con la orina.
El perro debe ingerir aminoácidos cada día y en la cantidad correcta, ya que no pueden ser acumulados en forma de reservas. Los aminoácidos necesarios para un crecimiento correcto son: lisina, leucina, metionina, valina, treonina, denilalanina, triptofano, histidina, isoleucina, arginina.
Loa alimentos que aportan las proteínas pueden ser de origen animal (carne, pescado, huevos, queso, etc.) o de origen vegetal (harina de soja, cacahuetes,e tc.). Las de origen animal, además de gustar más al perro, son más digeribles.

Las Vitaminas
Pese a no proporcionar energía ni ser utilizadas como elementos plásticos, las vitaminas son muy importantes para la vida de los animales. Actúan en cantidades muy pequeñas e intervienen con una acción amplia e indispensable en los procesos esenciales de la vida.
La carencia citaminica puede provocar daños graves e incluso la muerte, y, por el contrario, el exceso de vitaminas también puede ser perjudicial.
Generalmente las vitaminas se encuentran en los organismos vegetales. La dieta del perro suele ser pobre en vitaminas y, en consecuencia, es aconsejable utilizar complejos integradores.
Muchas vitaminas dejan de ser eficaces en determinadas condiciones, por ejemplo cuando la temperatura es muy elevada, con la acción de la luz, después de un periodo largo de conservación, etc.
Son ricos en vitaminas el hígado, el aceite de hígado, los huevos, los gérmenes de cereales, la levadura, los aceites vegetales, la fruta, la verdura, etc.
Si se tienen que añadir vitaminas a la comida del perro, habrá que tener la precaución de hacerlo cuando esté fría, ya que, tal como hemos dicho, el calor podría destruir algunas de ellas.
Si se usa comida especial para perros, comprobaremos el contenido en vitaminas declarado en la etiqueta, para que luego no le suministremos un complemento vitamínico innecesario que podría ser perjudicial.

Las Sales Minerales
Están presentes en todos los tejidos del organismo y constituyen una parte muy importante de las hormonas y las enzimas.
El contenido de sales minerales es muy importante para que la dieta sea equilibrada, ya que su carencia pude causar disfunciones y en exceso puede tener también consecuencias graves.
Cabe distinguir entre los oligoelementos, como calcio, fósforo, magnesio, potasio, sodio y cloro, que deben estar presentes en el organismo en cantidades importantes, y los minerales oligodinamincos, como el magnesio, el hierro, el cobre, el cinc, el yodo, el selenio, que deben estar presentes en cantidades muy pequeñas.
• Calcio y Fósforo
Constituyen la base del tejido óseo y siempre conjuntamente, intervienen en muchas funciones orgánicas. Para ser utilizados necesitan vitamina D3. La carencia del calcio comporta el empobrecimiento del tejido óseo, raquitismo y fragilidad.
• Sodio y Cloro
Se encuentran en la sangre y en todos los líquidos orgánicos; se suministran en forma de cloruro de sodio (sal). Es errónea la idea según la cuál el perro come sin sal; come poca, pero la necesaria.
• Potasio
Es indispensable par la actividad cardiaca y muscular.
• Hierro y Cobre
Son indispensables para la formación de la hemoglobina y son parte activa en varias enzimas.
• Magnesio
Su carencia provoca retraso en el crecimiento, ya que es fundamental para el metabolismo del calcio, del fósforo y de los hidratos de carbono.


Los Alimentos de la Dieta

En este punto veremos cuáles son los alimentos que deben estar incluidos en la dieta del perro.

Carne
Al ser el perro un animal carnívoro, es lógico que la carne sea el alimento básico. Puede suministrarse cruda o ligeramente escaldada, en trozos enteros o picada.
La carne de cerdo solo se puede dar cocida, porque a través de ella se podría transmitir alguna enfermedad.
La cantidad de grasa que contiene la carne modifica notablemente la relación entre el aporte proteínico y energético.
La carne de bovino se obtiene de varias partes del animal descuartizado. Sus propiedades nutritivas y el grado de digeribilidad dependen de la cantidad e músculo que contenga, en relación con tendones y cartílagos.
También contiene una parte variable de grasa, según de que parte del animal proceda. Lo mismo se puede decir de la carne de cerdo que, como ya se ha dicho, tiene que suministrarse cocida.
La carne de ave proporciona una buena cantidad de proteína y se digiere con facilidad. Sin embargo, contiene muchos huesos que pueden causar estreñimiento, especialmente en animales ancianos.
La carne de ganado ovino y los despojos (corazón, hígado, riñones, bazo, etc.) tienen poco contenido proteínico y se suministran preferiblemente cocidos.

Pescado
Lo ideal es suministrarlo cocido o desecado. Es muy recomendable para cachorros y durante el periodo de crecimiento, porque contiene, por un lado, proteínas de alto valor biológico y muy digeribles, y por otro, vitaminas y minerales indispensables como el fósforo.
Al preparar el pescado hay que tener la precaución de quitar las espinas y las raspas que podrían crear problemas de cierta gravedad durante la ingestión.
También son un alimento excelente las harinas de pescado. Son preferibles siempre peces de mar y no demasiado grasos.

Huevos
Son muy ricos en sustancias nutritivas. La yema puede darse cruda, pero no la clara, que se cocerá, porque contiene sustancias que podrían inhibir la eficacia de las vitaminas ingeridas. Son un excelente alimento para los cachorros y durante la lactancia.

Leche
Alimento rico en proteínas, grasas, vitaminas y sales minerales. Es Indispensable en la alimentación de los cachorros. En cambio, puede darse que en el perro adulto no la digiera bien por la falta de lactasis. Puede ser sustituida por yogur o queso.

Manteca de cerdo, grasas, aceites vegetales
Son importantes fuentes de calorías que el perro ingiere muy gustosamente, sobre todo para los perros con mucha actividad. Par los perros sedentarios conviene añadir una o dos cucharadas de aceite de oliva o de semillas, lo que beneficia tanto la piel como el pelo.

Arroz y Pasta
Son alimentos muy utilizados en las dietas de los perros, porque contienen mucho almidón y, por consiguiente, son fuente de energía importante. Deberían representar el 40 / 60 % de la dieta, pero es indispensable que estén cocidos, ya que el almidón crudo no puede ser digerido por el perro si previamente el calor no lo ha transformado en dextrinas.

Pan seco
Es una magnifica fuente de energía. Tiene que estar bien seco pero sin moho. A los perros suele gustarles mucho.

Copos de cereales y arroz hinchado
Son sustitutos de la pasta y del arroz. El tratamiento mediante calor, hinchamiento o extrusión sirve para que el almidón (que, digerido por el perro) se transforme en dextrinas digeribles. Recordemos, no obstante, que se trata de productos muy voluminosos, cuyo aporte nutritivo se calculará en función del peso y no del volumen.

Verdura y Fruta
No son indispensables en la alimentación del perro, puesto que, como ya hemos visto, las vitaminas pueden obtenerse por medio de otras vías. A algunos perros les gusta la fruta, pero no es más que glotonería, porque su aporte nutritivo es escaso para el perro. Nunca hay que darles papas ya que podrían causarle problemas debido al contenido de solamina.

Agua
El perro siempre debe tener agua fresca a disposición. Si come alimentos secos, tendrá más sed.


Consejos para la preparación de la comida tradicional

Los alimentos preparados nos ahorran el trabajo de preparar la comida de nuestros perros, pero muchas personas prefieren darles alimentos frescos. A ellas están dirigidos los consejos de este apartado.
En primer lugar, si se utiliza arroz o pasta, tendremos la precaución de hervirlos. Si a la hora de preparar la comida se nos ha olvidado de hervir la pasta o el arroz, el pan seco servirá perfectamente. Luego, preparamos la carne troceada, cruda o ligeramente escaldada.
Añadimos una cucharada de aceite de oliva o de semillas, y, si es necesario, el complejo vitamínico o mineral. También es conveniente añadir unas cucharadas de salvado que favorecerá la evacuación. En lugar del arroz o cereales se pueden utilizar copos de cereales, que tendremos la precaución de pesar porque su volumen podría ser engañoso a la hora de determinar la cantidad necesaria.
La cantidad de comida está en relación con la talla del perro. El exceso de grasas puede ser muy perjudicial para nuestro amigo. Para mantenerlo sano, hay que controlarle la dieta. Una buena costumbre será pesar al animal regularmente. En verano se le suministrará un poco menos de comida, reduciendo la cantidad de arroz y de hidratos de carbono. El exceso de proteínas y grasas también podría causar problemas cutáneos.


Sustituciones más comunes en los alimentos caseros
Las sustituciones en la dieta casera, también se pueden realizar considerando las necesidades de sustitución. Sustituir significa que podemos reemplazar un ingrediente de la dieta base por otro ingrediente del mismo grupo o categoría.
Veamos en los siguientes cuadros las distintas fuentes de sustitución de alimentos:


Sustituciones de alimentos como fuentes de proteínas de buena calidad y de energía
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Admin
Admin

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 29/12/2010

Ver perfil de usuario http://pitbull.forouruguay.net

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.